3 ene. 2011





Vagabundo errante
en la boca del mundo
montes y lunas se miran
en tus ojos.

Luces de la hora azul
se mezclan con nubes gruesas
se hace un microclima
que solo hace que te observe dormida

trigos amarillos
regados de brisas sueltas
una muchedumbre de amores
al tocar tu espalda en la penumbra

una constelacion de sensaciones
fugaces estrellas blancas
en la ventana
nadan en tus sabanas nuestras manos
y asì se conocen nuestras pieles.
y asì se vuelven a conocer.

Milagro del mar
la fuerza de tu mirada
es un oleaje constante
donde hipnoticamente
me sumerjo en una paz
absoluta

1 comentario:

La Maga dijo...

Mi querido amigo, te tengo abandon ado, malooo! aunque pensandolo bien vos tambien a mi! te llevo siempre en el alma, ya lo sabes....Estoy regresando , estoy volviendo a ser Yo! vamos en camino en este peregrinar!... te dejo un abrazo de los que atraviesan distancias! (te acordas?)